MUJERES COMPROMETIDAS CON LA RRAR

En este mes de marzo, os hablamos de otra gran mujer dentro de nuestra organización: Rosa de la Fuente. En el proyecto desde su inicio, visita los supermercados y restaurantes para concienciar del desperdicio de alimentos y siempre dando a conocer la organización. Trabajadora incansable desde los 13 años en los que empieza como costurera, acaba dirigiendo una empresa familiar de sofás y cortinas que queda afectada en la crisis anterior y tienen que liquidar. Esa fue una época muy difícil para ella, que coincidió con la creación de la RARR. Su hija nos cuenta que “volcarse en ese proyecto, ayudando a otras personas, le ayudó a salir adelante, manteniéndose ocupada, conociendo personas con las que a día de hoy mantiene una bonita amistad y sintiendo que podía colaborar de forma activa con la comunidad”. Su función en la RRAR es la recogida diaria de los alimentos en los supermercados del barrio con los que ya tenemos colaboración y lo realiza a diario ya sea verano, invierno, laboral o festivo. A parte de seguir trabajando y potenciar de nuevo su empresa, tiene el contacto con muchas de las personas necesitadas de la organización, a las que ha ido llamando siempre que había alimentos para distribuirlos entre ellas. Apreciada por su generosidad y disposición a ayudar, Rosa es reconocida por todos. Nacida en Santa Cruz de la Zarza, donde vivió hasta los 10 años y del que está muy orgullosa, lo que más le gusta es la compañía de su familia, padres, hijos, y nietos de los que siempre está cuidando. Los calificativos de Emprendedora, luchadora, trabajadora, cariñosa y familiar, se nos quedan cortos.